AIARA OINEZ
SALUD COMUNITARIA

BOTIQUIN CASERO



 
¿Qué es un botiquín casero?
     
         Un botiquín es un mueble o caja donde se guardan las medicinas destinadas a atender las pequeñas molestias que no requieren consulta médica. Nos será útil en caso de accidentes o síntomas leves y su contenido se tiene que adaptar a cada familia. Así por ejemplo en el caso de familias con niños, el botiquín deberá contener medicamentos ajustados a sus necesidades (dosis menores, presentaciones en jarabes, cierre de seguridad, etc…).
       
         Un botiquín NO es una farmacia ni un almacén de Medicamentos.
Tampoco es el lugar en el cual se guardan las medicinas de uso diario de los miembros de la familia, como son los tratamientos de la tensión, el colesterol… Estas medicinas deben estar en otro sitio de la casa. En caso de que haya varias personas tomando medicamentos de forma habitual, estas medicinas deben colocarse en sitios separados para evitar confusiones.


¿Qué NO debe haber en un botiquín?

1.    Medicamentos caducados. La caducidad se puede comprobar en la caja de los medicamentos o en el estuche (blister) donde están las pastillas. Las medicinas pueden ser utilizadas hasta el último día del mes que figura en la fecha de caducidad.

2.    Medicamentos en mal estado o que hayan cambiado de aspecto.

3.    Restos de tratamientos anteriores. Los medicamentos prescritos por su médico para una enfermedad concreta no deben ser incorporados al botiquín. Esto es especialmente importante en el caso de los antibióticos, que deben emplearse sólo bajo prescripción médica para un paciente determinado y en una infección concreta pero no deben conservarse “por si acaso”. Otros tratamientos utilizados para síntomas menores como pomadas para quemaduras, analgésicos de venta sin receta, etc., pueden permanecer en el botiquín aunque hayan sido utilizados previamente. En estos casos recuerde revisar la fecha de caducidad.

4.    No se pueden utilizar antibióticos sin receta: Usted no los debe pedir y el farmacéutico no se los debe dispensar.

5.    Tratamientos habituales de la familia. Estos medicamentos se deberán guardar en otro sitio para evitar confusiones.

6.    Medicamentos sin prospecto, ni envase original.

7.    Termómetro que no funcione.

8.    Tijeras oxidadas.

9.     Pinzas oxidadas.



¿Qué debe contener un botiquín?

        El botiquín debe contener además de medicinas, un termómetro y material para hacer curas.

1. Termómetro: En general, se dice que hay fiebre si la temperatura es igual o superior a 38ºC; por debajo de esta temperatura se habla de febrícula.

2. Medicinas y consejos: los medicamentos se guardarán siempre en su envase original y con su prospecto, así se podrán consultar en cualquier momento las dudas sobre su utilización.
 
Una lista orientativa de medicamentos a incluir en el botiquín así como medidas aconsejadas ante pequeños accidentes es la siguiente:

Analgésicos y antitérmicos. Son medicamentos para el dolor y la fiebre, como por ejemplo el paracetamol, que no tiene acción antiinflamatoria pero es un buen analgésico para el dolor leve o moderado y no afecta al estómago.

Antiinflamatorios. Esas medicinas sólo se deben usar cuando hay datos que orienten a que la dolencia está causada por una inflamación. Hay personas a las que estos medicamentos les pueden provocar problemas en el estómago, por lo que su utilización debe ser recomendada por el médico. El más utilizado es el ibuprofeno.

Medicina para las molestias del estómago. Si usted tiene molestias después de las comidas, puede tomar algún medicamento que le alivie los síntomas, como por ejemplo antiácidos. Sin embargo, si el malestar es frecuente, o los síntomas persisten, debe consultar con el médico.

Medicina para el catarro. Son medicinas que alivian los síntomas del resfriado (dolor de garganta, congestión nasal). En estos casos es muy importante mantener una buena hidratación. Para las infecciones virales, como el resfriado o la gripe su médico no le recetará antibióticos, ya que éstos no surten efecto con los virus. Si tiene fiebre o malestar general, podrá usar Paracetamol o Ibuprofeno.

Antitusivos. Toser es una forma de mantener la garganta y las vías respiratorias limpias o permeables y, aunque es un síntoma que puede resultar molesto, es un mecanismo de defensa del cuerpo. Sin embargo, una tos excesiva puede significar que existe una enfermedad o trastorno subyacente, por lo que debe consultar con su médico. Para la tos seca con cosquilleo, son útiles las pastillas para la tos o caramelos duros. Recuerde tomar muchos líquidos pues ayuda a disolver el moco y facilita la expectoración.

Sales de rehidratación oral. Son útiles en casos de diarreas ó vómitos importantes que puedan dar lugar a deshidratación, lo que suele ser más probable que ocurra en niños o ancianos. Se deben utilizar las fórmulas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud que se presentan en sobres para preparar en el momento o en presentaciones líquidas con sabores que pueden ser más fáciles de tomar por los niños. En diarreas leves los líquidos recomendados son el agua mineral, caldos caseros y agua de arroz. Algunas de las bebidas para deportistas tienen mucho azúcar y pueden empeorar la diarrea. Es mejor tomar pequeñas cantidades de líquido con frecuencia, utilizando una cuchara o una jeringa, que beber una gran cantidad de una sola vez, ya que esto puede producir más vómito.

El suero fisiológico tiene varias utilidades como puede ser la utilización en el lavado de heridas y también para hacer lavados nasales y oculares. Es conveniente que después de cada utilización se deseche el sobrante o se mantenga abierto durante un corto periodo de tiempo.

Antisépticos. Son sustancias que se utilizan para evitar la infección de las heridas. La primera medida ante una herida es lavarla convenientemente, poniéndola al chorro de agua del grifo o lavándola con agua y jabón para que se haga una buena labor de arrastre del material contaminante de la herida. Una vez lavada la herida, se puede aplicar algún antiséptico, como los que contienen clorhexidina o povidona yodada. Si fuera necesario se cubrirá con una gasa o apósito. Se recomienda la utilización de clorhexidina para la desinfección de la piel intacta, mejor que la povidona yodada. Las mujeres embarazadas y en período de lactancia, deben evitar la aplicación de povidona iodada en áreas extensas de la piel y en la zona vaginal, así como su uso prolongado, sin consultar antes al médico.

Picaduras de insectos. Ante una picadura de un insecto, se debe aplicar frío durante 1 minuto, no aplicando hielo directamente, sino a través de una bolsa específica o bolsa de alimentos congelados. En caso de dolor, se puede utilizar un analgésico e, incluso, una pomada de corticoide tópico durante tres días.

Pomada para quemaduras superficiales. Ante una quemadura superficial (enrojecimiento de la piel, sin ampolla) se debe enfriar la zona aplicando agua fría durante 15 minutos. Después se puede cubrir el área afectada con una gasa o un apósito no adherente. También se puede utilizar gasas impregnadas en vaselina o pomada para quemaduras. No se deben aplicar en las quemaduras productos tales como aceite, manteca, hielo… porque tal vez la quemadura tarde más en curarse.

Crema para las quemaduras solares. Una quemadura solar es una reacción de la piel ante una sobreexposición a los rayos ultravioleta. Las quemaduras solares, causan envejecimiento prematuro de la piel y pueden provocar cáncer de piel. Tome siempre el sol de forma prudente y utilice cremas con factor de protección solar acorde a su tipo de piel (mínimo factor 20). Para aliviar las molestias de una quemadura, se puede aplicar una compresa-gasa fría húmeda en la piel y tomar un analgésico (paracetamol-ibuprofeno) si hay dolor. Se debe rehidratar la piel pues ayuda a reducir la hinchazón, aplicando una crema hidratante fría. No tome el sol hasta que la quemadura se haya curado. Si se sigue exponiendo al sol aumentará el dolor y la gravedad de la quemadura. Si la quemadura es severa y se producen ampollas, consulte en su centro de salud.

Pomada para las escoceduras de la piel. Por ejemplo conteniendo óxido de zinc. Es muy útil en el caso de la dermatitis del pañal.

3. Material de curas:

Tijeras de punta redondeada. Para lavarlas después de su uso puede usar agua y jabón o clorhexidina.

Pinzas. Son de gran utilidad para la extracción de cuerpos extraños. Para lavarlas después de su uso puede usar agua y jabón o clorhexidina.

Jeringa desechable. Es muy útil para los lavados de heridas y nasales así como para las dosificaciones pediátricas.

Tiritas.

Gasas estériles.

Esparadrapo de papel.

Bolsa para poder aplicar frío. Se recomienda aplicar frío después de un golpe, para disminuir la inflamación. En caso de no disponer bolsa con líquido frío, se puede utilizar una bolsa de alimentos congelados, por ejemplo de guisantes que es fácilmente adaptable. El calor seco en sesiones de 15 minutos (por ejemplo manta eléctrica a potencia media o paño caliente), es más adecuado para otros procesos como tortícolis o pequeños tirones o contracturas.
Acuda al centro de salud cuando tenga una herida que pueda necesitar puntos, cuando la herida se haya producido por mordedura de animal, persona o por objeto mohoso, o cuando la herida muestre aspecto de infección (calor, dolor, enrojecimiento, etc…)

¿QUÉ DEBO HACER TRAS UNA INGESTIÓN ACCIDENTAL DE
MEDICAMENTOS?


Mantenga la calma. Tenga a mano el producto que sospecha origen de la intoxicación y llame por teléfono al Instituto Nacional de Toxicología:
915 620 420   ----  Disponible las 24 horas